Ciudad de los Césares

Ciudad de los Césares

Silvestre Antonio de Roxas, preparó un memorial titulado derrotero de un viaje desde buenos aires a los césares por el tandil y el volcán, rumbo al sud oeste, comunicado a la corte de Madrid en 1707, que recopiló don Pedro de angelis en buenos aires 1836. Es afirmativo al escribir que nadie debe creer exageración lo que se refiere, por ser la pura verdad, como que lo anduve y toque con mis propias manos,hablando sobre una ciudad de hermosos edificios que llaman encantada o de los césares.una reconstrucción fantástica que tiene similitud con alguna descripciones relativas a manoa o el dorado, en tierras de selva intrincadas y de espejismos alucinantes.

Colección Claves de América

Crónicas de los Patagones

Biblioteca de Ayacucho, 2003
Impreso en Caracas 1010 – Venezuela.

Proyecto declarado de interés cultural por el concejo deliberante de Tandil

Sobre Convulsiones Latinoamericanas

Sobre Convulsiones Latinoamericanas

Se encuentran en diversos sitios del actual continente americano, como la primavera Tiahuanacu, por ejemplo, que existió en el mismo paraje y debajo de otras dos, floreciendo la más moderna de todas hace 16500 años, lo que esa para su antepasada más lejana unidad que es difícil de imaginar por lo remota; las estatuas y los muros de la isla de Pascua, resto, esto última, de una inmensa superficie sumergida que se extendió en otro tiempo, dominando las aguas del Pacífico, hasta extremos que ignoramos; las grutas habitaciones de casas grandes, en Chihuahua, verdaderas poblaciones ocultas dentro de enormes grutas, muchas de cuyas gradas fueron trabajadas en la boca arriba y otras construidas con piedras o adobe, obedeciendo a perfectos planes de arquitectura; y, por fin,las extrañas ciudades de llallagua y de Loja, también en México, excavadas en una masa de roca de estratificación vertical. No es improbable que alguno o algunos de los cataclismos geológicos que en distintas ocasiones han trastornado la superficie del planeta, haciendo variar la fisionomía de sus continentes, igualmente terminado con esos remotisimos centros reveladores de una cultura humana, y con otros anteriores aun, hundiendo bajo las aguas muchas ciudades y derribando otras donde la acción de los mares no alcanzará; siendo entonces muchas de las ruinas que hoy observamos la consecuencia natural de tales convulsiones.

Alejandro Sorondo.

Ciudades y Civilizaciones Prehistóricas de América, Un Santuario Megalítico.

Sin datos de impresión.

Proyecto declarado de interés cultural por el concejo deliberante de Tandil

Otras razas de la Mesopotamia Argentina

Otras razas de la Mesopotamia Argentina

Otras razas, ya en estado de decadencia y próximas a desaparecer, ofrecían allí tipos diversos, como los chalquíes, de ojos oblicuos; los bonos de falda oriental de los, Andes, que al decir de algunos historiadores, eran de ojos azules y cabello negro o castaño, cómo eran los madans de pelo castaño claro y ojos pardos grises o azules; y, por fin, las tribus blancas de los yucaraes y de los podoucas, semejantes, seguramente, a las que se refiere Lozano cuando nos habla de indios blancos que habitaban la Mesopotamia Argentina.

Alejandro Sorondo.

Ciudades y Civilizaciones Prehistóricas de América, Un Santuario Megalítico.

Sin datos de impresión.

Proyecto declarado de interés cultural por el concejo deliberante de Tandil

El ka, el espíritu del eterno errar

El ka, el espíritu del eterno errar

El Concepto egipcio del ka, que simboliza el “eterno errar”, el movimiento, la fuerza vital, lleva consigo el recuerdo de las infinitas y peligrosas migraciones del paleolítico. El jeroglífico del ka está formado por dos brazos levantados, e indica el modo como la energía divina era transmitida por el dios como una infusión dirigida desde lo alto, o a través de un abrazo protector cuyo símbolo era una especie de ka cabeza abajo. El símbolo del ka, con unas manos de dimensiones desproporcionadas, está relacionado con el gesto de la adoración del sol. Este gesto aparece en la prehistoria de muchas civilizaciones, desde África hasta Escandinavia.

Francesco Careri

Land & Scape Series: Walkscapes
El Andar como práctica estética

Editoral Gustavo Gili, SA Barcelona ,2002.
1° Edición, 3°era impresión,2004. Pag 31

Proyecto declarado de interés cultural por el concejo deliberante de Tandil

Alineación de menhires de Carnac, Bretaña, VII milenio a.C.

Alineación de menhires de Carnac, Bretaña, VII milenio a.C.

Es la alineación más grande del mundo, una especie de enorme templo al descubierto que era utilizado con toda probabilidad como lugar de procesiones y de ritos sagrados, vinculados al rito del eterno errar y a la veneración al sol. Por su particular orientación astronómica, ha sido definido como un gran calendario de piedra. Era un lugar donde se encontraban periódicamente las distintas comunidades que atravesaban la región, y abarcaba una escala de afluencias nacionales y tal vez internacionales. Está formado por 3.000 megalitos (en sus origenes eran 15.000), de una altura progresivamente decreciente, y dispuestos en hileras paralelas. El conjunto de una longitud total de 4.000 metros, está dividido en tres grupos de hileras sucesivas: Ménec, Kermario y Kerlescan.

Francesco Careri

Land & Scape Series: Walkscapes
El Andar como práctica estética

Editoral Gustavo Gili, SA Barcelona ,2002.
1° Edición, 3°era impresión,2004. Pag 31

Proyecto declarado de interés cultural por el concejo deliberante de Tandil

Gonna Arrele I, Laconi, Cerdeña, IV milenio a.C.

Gonna Arrele I, Laconi, Cerdeña, IV milenio a.C.

Es el primer menhir sardo, descubierto en 1957 y en expuesto actualmente en el Museo Archeologico Nazionale de Sassari. La figura de la parte superior, interpretada como un arco superciliar, puede interpretarse como la impronta de benou, el rayo solar. La figura central, un hombre cabeza abajo, puede interpretarse como el símbolo de ka, el eterno errar para la adoración del sol. La figura de la parte inferior, una vulva o un doble puñal, puede interpretarse como una flecha. La llanura de Genna Arrele donde fue erigido dicho menhir, se encuentra en el camino de la trashumancia que conduce al Valle Iddocca. “No es extraño que las piedras clavadas se encuentren en las cercanías, cuando en los márgenes, de antiguas vías que todavía hoy se reconocen, especialmente por las trashumancias de los pastores, o bien en las encrucijadas. Una vereda milenaria sube y pasa entre dos hileras de monumentales piedras clavadas, que forman algo parecido a unos propileos, en el puerto de montaña de Perda Oddocca-Laconi. Es plausible pensar que los menhires fueron concebidos y realizados para la función local de simulacros de culto por parte de los habitantes de los poblados de la zona en la cual abundaban, pero también como puntos de referencia, como señales o como lugares de descanso del silencio y arcano espacio ocupado por la hilera de menhires de Perda Loddocca, algunos grupos humanos no se detenían en torno a ellos para las ceremonias sagradas durante la trashumancia pastoral.” GIOVANNI LILLIU, La civita dei sardi, dal paleolitico all’etá dei niraghi, Nuova ERI, Turín, 1988.

Francesco Careri

Land & Scape Series: Walkscapes
El Andar como práctica estética

Editoral Gustavo Gili, SA Barcelona ,2002.
1° Edición, 3°era impresión,2004. Pag 31

Proyecto declarado de interés cultural por el concejo deliberante de Tandil

Pin It on Pinterest