Pasos de Australopithecus, Laetoli, Tanzania.

El testimonio más antiguo de la existencia del hombre es la impronta de un recorrido realizado hace 3.700.000 años, y que ha quedado solidificado en el barro volcánico. Las improntas de estos pasos, descubiertas a finales de los años setenta por Mary Leakey, fueron dejadas por un Australopithecus Afarensis adulto y por un hijo suyo mientras en posición erecta. El estudio de sus articulaciones ha demostrado que quienes dejaron estas improntas poseían también la habilidad de encaramarse a los árboles. JEAN GUILAINE, la Préhistoire d’un continent á l’autre, Librerie Larousse, París. 1989.

Francesco Careri

Land & Scape Series: Walkscapes
El Andar como práctica estética

Editoral Gustavo Gili, SA Barcelona ,2002.
1° Edición, 3°era impresión,2004. Pag 31

Proyecto declarado de interés cultural por el concejo deliberante de Tandil

Pin It on Pinterest

Share This